19th Ave New York, NY 95822, USA

El estrés es algo inevitable en nuestra vida y aun que normalmente asociamos el estrés a algo malo o poco saludable, lo cierto es que la respuesta adaptativa en pequeñas dosis de estrés es muy positiva para funciones celulares, bioquímicas y metabólicas.  Sin embargo el estrés crónico tiene un efecto muy negativo para la salud. 

1.Qué es el estrés. 

H. Seyle lo definió en 1936 como “la respuesta del cuerpo ante cualquier demanda que se le haga”. Podríamos entender que el estrés es la forma en que el cuerpo tiene de responder ante cualquier tipo de demanda o de amenaza. Cuando se percibe este factor de estrés, se pone en proceso un mecanismo conocido como la ¨respuesta al estrés¨.

La respuesta al estrés da lugar a una serie de ajustes a corto o a largo plazo que permite al organismo alcanzar niveles de adaptación, pero cuando no se logra esta homeostasis(equilibrio), se desarrolla una adaptación patológica.

2. Cómo funciona el estrés

Cuando el cuerpo percibe un factor de estrés, informa al cerebro, en concreto a la amigadala. La amigadala manda el mensaje al hipotálamo y este activa el sistema nervioso autónomo. En respuesta a un factor estresante, el sistema nervioso autónomo se comunica con las glándulas suprarrenales, que a su vez liberan adrenalina. Esto activa el sistema nervioso simpático y provoca cambios fisiológicos en el cuerpo.  

estrés

3. Impacto del estrés crónico

El estrés crónico aparece cuando el estresor permanece a lo largo del tiempo.  El estrés crónico puede afectar a casi todos los sistemas del cuerpo predisponiendo así a un mayor riesgo de enfermedades. El estrés crónico puede suprimir el sistema inmunológico, alterar el sistema digestivo, aumentar el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, acelerar el proceso de envejecimiento, incrementar los problemas de salud mental…

Si tiendes a estresarte con frecuencia (como nos pasa a la mayoría debido a la exigencia del mundo actual y ritmo de vida que llevamos)  puede que tu cuerpo permanezca en un estado de estrés elevado la mayor parte del tiempo. Pero no solo podemos entender el estrés crónico a nivel ¨psicológico¨, podemos también experimentar estrés crónico de forma física cuando por ejemplo hablamos de sobreentrenamiento, que no es otra cosa que la respuesta al estrés que supone el entrenamiento de manera continuada en el tiempo, con pocos periodos de descanso y recuperación. 

4. Causas de estrés 

El cerebro no distingue entre causas buenas o malas, de modo que una situación aparentemente positiva como es por ejemplo casarse puede convertirse en una situación de estrés. Podríamos dividir las causas de estrés en causas internas (dependen de uno mismo ) y causas externas (dependen de otros factores), algunas de las situaciones más comunes de estrés son la incertidumbre, los grandes cambios en la vida, las complicaciones laborales, el pesimismo, las relaciones sociales…

5. Claves para reducir el estrés crónico

Lo primero para reducir el estrés es entender qué es lo que lo está causando y tratar específicamente la causa, por ejemplo si el estrés lo está causando una situación laboral persistente en el tiempo habría que acudir al psicólogo para que te ayudase a gestionar esa situación con técnicas específicas. Después se debería prestar atención a los grandes pilares de una vida equilibrada que ayudan a mantener unos niveles de estrés adecuados. Estos grandes pilares son:

  • Actividad física: se ha demostrado que el ejercicio es un muy buen regulador del estrés, porque reduce los niveles de cortisol y adrenalina y además libera endorfinas. Realizar actividad física diaria es clave para reducir el estrés y equilibrar los sistemas.
  • Dieta: cuando las personas están bajo estrés tienden a tomar decisiones poco saludables como saltarse comidas o elegir alimentos procesados y poco saludables. Es muy interesante la relación entre la microbiota y el estado de ánimo así como otro tipo de enfermedades. Cada vez más se está viendo la relación que el intestino tiene en muchos aspectos de la salud asi que plantear una alimentación correcta y personalizada puede ser una buena estrategia como complemento a los demás pilares.
  • Relajación: no puedes eliminar por completo el estrés de tu vida pero lo bueno es que si puedes controlar cuánto y cómo te afecta. Esto es posible por el control del sistema nervioso parasimpático. Las técnicas de relajación activan el sistema nervioso parasimpático responsable de devolverte a un estado de calma. Una buena estrategia para reducir el impacto del estrés es practicar técnicas como yoga, meditación, respiración…regularmente, ya que pueden reducir los niveles de estrés diarios y aumentar los sentimientos de alegría y serenidad.
  • Descanso: la privación del sueño además de estar implicada en trastornos mentales, provoca un aumento de las hormonas del estrés en el cuerpo. Un correcto descanso es crucial para que el cuerpo pueda recuperarse y volver a niveles de estrés normales. 

6. La conclusión

La conclusión principal que quiero que entiendas, es que el estrés en pequeñas dosis es muy bueno porque produce adaptaciones que hacen que mejores, pero en grandes dosis de manera continuada puede provocar muchos problemas. Cuando estos problemas surgen es hora de replantearse qué te está causando este estrés y poner orden en tu vida, empezando por prestar atención a los grandes pilares básicos de la salud.