Estamos de acuerdo en que todos queremos ser felices, pero, ¿qué es la felicidad? ¿cómo podemos cultivarla? ¿cómo podemos ser más felices en nuestro día a día? En este post quiero hablaros de  qué componentes influyen en la felicidad y qué hábitos pueden hacer que tu vida sea más feliz.

La felicidad es un estado de ánimo autopercibido y subjetivo que supone una buena medida  de bienestar. En este estado influyen diferentes factores relacionados con el bienestar social, calidad de las relaciones personales, la salud y hábitos, la personalidad e incluso el país de residencia.

Me parece interesante destacar que la salud juega un papel muy importante, ya que cuando perdemos la salud mucha de nuestra energía se centra en recuperarla y las demás cosas pasan a un segundo plano, como el trabajo, las aspiraciones personales, las celebraciones…Por ejemplo si tenemos una enfermedad crónica que afecta gravemente a nuestro día a día, la vida se nos hará más cuesta arriba. De modo que estar en plenas facultades para rendir al máximo y llevar nuestro día a día con energía y vitalidad jugará un papel relevante en nuestro bienestar y nuestra percepción de la felicidad.

Para entender porqué la buena salud tiene un papel fundamental en la felicidad, me gustaría explicar un poco el papel de estos 3 componentes en la felicidad:

  • El papel de la nutrición:  desde hace tiempo se está viendo la gran influencia de la nutrición en relación al estado de felicidad. Un cuerpo bien nutrido y equilibrado, es un cuerpo que funciona bien y por tanto nos aportará energía y vitalidad que son pilares para una vida feliz y de bienestar. En nuestro interior tenemos ¨huéspedes¨ viviendo en forma de bacterias que ayudan a nuestra digestión, estas bacterias necesitan alimentarse adecuadamente para funcionar a nuestro favor, pero si no les damos los nutrientes adecuados, pueden morir o crecer excesivamente y esto afectará a la salud mental y física, lo cual influirá en un bajo estado de ánimo, afectando así al nivel percibido de felicidad. Existen varios estudios que correlacionan la falta de ciertas bacterias o el exceso de otras  con la depresión y la ansiedad, pero esto lo dejamos para otro post porque es un poco más complicado explicarlo.
  • El papel del ejercicio físico: todos sabemos que el ejercicio es bueno para la salud y que te hace sentir bien. Pero todo tiene una explicación fisiológica, y es que el ejercicio ayuda a rebajar los niveles de estrés, produce los llamados ¨químicos de la felicidad ¨, previene el deterioro cognitivo y reduce los niveles de ansiedad. Además a nivel social el ejercicio también es muy beneficioso y algunos estudios apuntan a que el deporte en grupo tiene mayores beneficios para la salud mental. 
  • El papel del descanso: ¿quién no ha pasado una mala noche y al día siguiente estaba que no se aguantaba ni a si mismo? Esto es porque un mal descanso nos afecta a nivel fisiológico. Dormir bien ayudará a controlar los niveles de estrés, a recuperar el cuerpo y a mantener un equilibrio emocional óptimo para la salud. Mientras dormimos nuestro cuerpo no para de trabajar para que al día siguiente nos levantemos en las mejores condiciones, por eso debemos darle el tiempo y la calidad necesarias.

Aquí te dejo algunos hábitos relacionado con estos 3 aspectos, que pueden servirte para empezar a incorporarlos en tu vida y aumentar tu nivel de felicidad.

hábitos_felicidad