Debido a la sociedad en la que vivimos muchas personas sufren de estrés y ansiedad crónicas. Esto trae consigo unas consecuencias muy negativas para la salud.

Algunas de las consecuencias de este estrés y/o ansiedad crónicas son: envejecimiento prematuro, mayor carga en el sistema cardiovascular que genera un estado inflamatorio, pérdida de memoria y dificultad para el aprendizaje, debilitación del sistema inmunológico, y por supuesto afecciones del sistema digestivo con problemas a nivel de la microbiota intestinal que provocan complicaciones como la mala absorción, peor eliminación de las toxinas etc.

 

En un post antiguo explicaba cómo funciona el estrés (puedes leerlo pinchando aquí) por eso no voy a explicarlo aquí, pero si quiero diferenciar entre estrés y ansiedad:

-Estrés : es una respuesta fisiológica a algo que e cerebro interpreta como peligroso o amenazante

-Ansiedad: es una respuesta fisiológica derivada del sistema nervioso simpático, su origen es más difuso pero está muy relacionado con la anticipación y también puede darse como uno de los síntomas del estrés.

 

 

Las estrategias para gestionar el estrés me gusta explicarlas en 3 bloques que pueden ser abordados a la vez de manera integral o por fases:estrés_ansiedad

  1. Abordaje de los hábitos de vida que empeoran o promueven el estrés: suficientes horas de sueño y de calidad del descanso, ejercicio físico diario, alimentación equilibrada…En este bloque es interesante hacer un proceso de coaching para que el cliente entienda qué es lo que le está perjudicando de su estilo de vida y para qué es importante empezar a hacer pequeños cambios.
  1. Abordaje de la propia gestión emocional: en esta fase es interesante contar con un psicólogo, un instructor de Mindfulness o cualquier otro profesional especializado en la gestión emocional. Aquí trabajaríamos la propia gestion emocional para reducir preocupaciones y aprender a gestionar mejor los conflictos internos y externos que pueden generarnos estrés o ansiedad.
  1. Abordaje para el correcto funcionamiento del sistema digestivo: aquí nos centraríamos concretamente en cómo está funcionando todo el sistema, si existen desequilibrios en la microbiota intestinal, si el hígado puede realizar correctamente su función, si el estómago está digiriendo correctamente los alimentos…En este bloque plantearíamos una intervención alimenticia y posiblemente algún complemento natural para acompañarla.

 

 

Como te imaginarás, existe alimentos que empeoran el estrés y la ansiedad como el café, el alcohol, el té negro, el azúcar…pero hay otros alimentos que pueden ser muy beneficiosos. En este post me voy a centrar en soluciones herbáceas al estrés/ansiedad que creo que son menos mencionadas pero muy interesantes.

 Hierbas calmantes

Las plantas tienen propiedades curativas. Algunas de estas plantas con propiedades curativas y cálmantes son:

  • Manzanilla o también llamada camomila: propiedades calmantes y digestivas
  • Lavanda: además de estar recomendado para relajar y tranquilizar, también tiene efectos antiespasmódicos. Para tomar en infusión puedes utilizar sus flores secas.
  • Ashwaganda: es una raíz, con propiedades contra el estrés y el insomnio, también ayuda a disminuir la inflamación. Pero cuidado con sta raiz, pues una dosis alta puede causar malestar estomacal. No es recomendable tomarla más de 2 meses seguidos.
  • Tulsi o también llamada albahaca sagrada: tiene una gran historia en la medicina ayurvédica por sus propiedades para aliviar fiebres, tratar el asma y el estrés.
  • Melisa o también llamado bálsamo de limón: esta hierba se ha utilizado con fines medicinales desde la edad media, tiene propiedades calmantes y digestivas.
  • Valeriana: las flores de valeriana tienen efectos tranquilizantes y son especialmente recomendadas para el descanso, para una infusión puedes utilizar sus raíces secas.

Aromaterapia

Los aromas están muy ligados a las emociones y a los recuerdos. La aromaterapia puede servir para acompañar la estrategia de reducción de estrés/ansiedad, pero es importante recordar que no es magia, no por poner unas gotas de aceite en un difusor vas notar cambios a la larga, pero si puede ayudarte en el proceso para disminuir los niveles de cortisol y acompañar al resto del abordaje. 

Recomiendo sobre todo acompañar la aromaterapia con momentos de autocuidado, puedes utilizar los aceites por ejemplo al meditar, también como masaje diluidos en un aceite vegetal o para tomarte tu momento de descanso en un difusor. 

Algunos de los aceites esenciales que puedes utilizar son:

  • Aceites esenciales para la calma y la tranquilidad como la lavanda, la bergamota o la salvia
  • Aceites esenciales para la claridad mental como el incienso y el cedro
  • Aceites esenciales para la salud emocional como el neroli, la albahaca o el geranio

Canabidol

E canabidol o CBD es un derivado del cannabais pero sin tetrahidrocanabidol o THC que es la sustancia que afecta al cerebro o que dicho de otra forma nos coloca. El CBD por el contrario tiene efectos calmantes y antiinflamatorios. Puedes encontrarlo en forma de aceite, en forma de hierba para poner en un té o fumarla o en otras formas como cremas o inhaladores, pero que no recomiendo mucho. 

EL CBD no necesita receta, hay algunas tiendas donde te explicarán todo mejor que yo como en flower Farm

 

 

 

*Consulta siempre a un profesional antes de comenzar a tomar cualquier suplemento