19th Ave New York, NY 95822, USA

Los hábitos diarios determinan en gran medida los resultados que una persona obtiene en su vida. Probablemente lo que es tu vida hoy es producto de las pequeñas acciones que has ido haciendo para llegar hasta aquí.

Hay muchos libros y recursos hablando de cómo entrenar, de qué comer, de cómo ser mejor…sin embargo saber qué hacer para cambiar no basta, introducir nuevos hábitos y cambiar los que ya no nos sirven es algo más complicado de lo que parece.

Según la pirámide de Maslow, como seres humanos, todos tenemos la necesidad de crecimiento. Ahora, imagina que estás en un punto de tu vida en el que existen diferentes áreas en las que quieres mejorar porque sientes un vacío o sientes que no estás del todo satisfecho con cómo está tu vida ahora mismo en estas áreas en concreto. Una vez identificas qué quieres cambiar, actuarás en base a uno de estos  3 tipos de personas:

 

  • Tipo1: las personas que saben lo que hay que hacer y no lo hacen
  • Tipo2: las que lo hacen unos días y luego ya se olvidan
  • Tipo3: las que con constancia logran incorporar todo lo que quieren a su vida y por tanto crecer
 

Pero, ¿cómo consiguen las personas del tipo 3 esto?

Aquí tienes los pasos de cómo funciona el proceso: cambio_hábitos  

  • Dis-confort: este es el punto de partida, nos encontramos en una zona de seguridad en la que estamos relativamente a gusto porque ya la conocemos. Si en este punto estuviéramos 100% satisfechos con todas las áreas de nuestra vida  no haría falta modificar nada, pero cuando alguna área de nuestra vida no nos termina de encajar es hora de pasar al siguiente punto. 
  • Consciencia: El primer paso es darse cuenta de qué quieres cambiar, de porqué todavía no lo has cambiado, de para qué quieres introducir nuevos hábitos, entender cómo funciona tu forma de pensar y actuar, conocerte mejor… en definitiva, tener un mayor conocimiento de uno mismo.
  • Educación: Una vez tienes un mayor conocimiento de ti mismo, es importante educarse en el aspecto que se quiere cambiar, por ejemplo, si quieres empezar a hacer ejercicio tendrás que investigar sobre qué tipo de ejercicio, cómo se realiza la técnica, qué planificación puedes hacer…. Este paso es clave para después cumplir el siguiente punto, ya que si no entendemos bien cómo funciona el proceso de aquel hábitos que queremos incorporar a nuestras vida, será más fácil que abandonemos.
  • Constancia: gracias a la neurociencia ahora sabemos que un cambio de hábitos no es tan sencillo como decidir qué vas a comer hoy. Nuestros hábitos más arraigados han formado redes neuronales muy fuertes con los años y ahora son difíciles de moldear de manera rápida. Por eso un nuevo hábito debe ir introduciéndose poco a poco y desde ahí ir progresando y avanzando de manera constante. Como se suele decir sin prisa pero sin pausa.
  • Crecimiento: esta es la última parada del proceso, si pasamos por todos los puntos anteriores y mantenemos la constancia habremos dejado atrás el punto de partida y habremos crecido e incorporado nuevos hábitos. 

 

 

Antes de terminar me gustaría aclarar que el incorporar nuevos hábitos para crecer en cualquier área no implica estar constantemente buscando hacer, hacer y hacer, es más bien la búsqueda de un desarrollo personal para alcanzar tu potencial en todos los planos sin que esto implique no disfrutar el camino. 

Espero que este post te haya servido para entender cómo funciona el proceso para cambiar los hábitos.

Un abrazo

Ire