Siento especial interés por aportar a la salud de las mujeres y en este caso he querido hacer este post porque las enfermedades autoinmunes afectan principalmente a las mujeres. 

Las enfermedades autoinmunes afectan a millones de personas (entre el 3 y el 7% de la población occidental) y especialmente a las mujeres, representando el 80% de los casos. En los últimos años se ha visto un gran aumento de estas patologías que suponen una de las causas principales de discapacidad.

Para explicar de una manera sencilla las enfermedades autoinmunes podríamos decir que son enfermedades en las que el sistema inmune reconoce al propio cuerpo como un enemigo y por tanto como algo a lo que atacar. 

Los estudios apuntan a que estas enfermedades se producen por predisposición genética susceptible de desencadenantes ambientales. Esto quiere decir que aun que tengas una predisposición, no siempre vas a desarrollar la enfermedad, existirán otros factores ambientales que harán o no esto posible. Algunos de estos desencadenantes ambientales son una mala alimentación, el tabaquismo, la contaminación ambiental, agentes infecciosos y la microbiota intestinal.

 

 

LA MICROBIOTA COMO AGENTE DESENCADENANTE

 

Nuestro tracto intestinal contiene billones de microbios, la gran mayoría en el colon. Estos microbios tienen funciones muy importantes para nuestro organismo, entre ellas:

 

Estimular el sistema inmunitario

 

Proteger de la invasión de patógenos

 

Obtener energía de los nutrientes

 

Cuando la microbiota intestinal está en desequilibrio (disbiosis), predispone a desarrollar enfermedades autoinmunes, ya que produce un estado proinflamatorio.

Existe una relación directa entre la dieta/estilo de vida y la prevención/tratamiento de distintas enfermedades autoinmunes. Al complementar el abordaje del tratamiento con una intervención a nivel de estilo de vida y de una dieta específica, ayudaremos a regular el sistema inmune, lo que facilitará la desinflamación y  a su vez la remisión de la enfermedad (no la curación). 🌱Una razón más para cuidar nuestros hábitos y alimentación🌱

 

Es emocionante ver cómo en los últimos años se están desarrollando estudios relacionados con la microbiota intestinal y su relación con la regulación inmunológica y es esperanzador pensar que en el futuro veremos nuevas posibilidades relacionadas con la capacidad para identificar bacterias asociadas a estas patologías.