19th Ave New York, NY 95822, USA

QUÉ ES LA DIGESTIÓN

La principal función del aparato digestivo es la de transformar los nutrientes presentes en los alimentos, en moléculas simples que puedan ser absorbidas fácilmente y puedan pasar así al sistema circulatorio.  Después los nutrientes son captados por los tejidos del organismo para metabolizarlos, captar energía y poder realizar sus funciones vitales.

Existen cuatro procesos fundamentales que tienen lugar en todo el sistema digestivo son:

  • Motilidad: son movimientos de contracción y relajación que se producen de forma coordinada.
  •  Secreción: son sustancias como la saliva, la bilis, el jugo pancreático o las secreciones intestinales, que secreta el sistema digestivo.
  • Digestión: es todo el proceso por el cual las macromoléculas son ingeridas y transformarlas en moléculas más sencillas, conocidas con el nombre de micromoléculas.
  • Absorción: es el proceso por el cual esa moléculas más sencillas, son capaces de atravesar por sí mismas la pared gastrointestinal hasta llegar a la sangre.

Si alguno de estos procesos no funciona correctamente, nos podremos encontrar con diversas disfunciones o patologías que van a afectar a todo nuestro sistema.

 

 

CUANDO LA DIGESTIÓN SE VE COMPROMETIDA

La digestión está implicada en absolutamente todo, desde dormir bien, pensar con claridad, sentirse con energía…

El organismo requiere una gran cantidad de energía para digerir los alimentos y si estos no son digeridos de la mejor forma ¨robarᨠenergía a otros procesos. Cuando esto sucede lo normal es que aparezcan ciertos síntomas, como llamada de atención. El cuerpo nos habla y tenemos que aprender a escuchar. Estos síntomas que mantenidos en el tiempo pueden suponer otros problemas más graves.

Algunos de los síntomas más comunes que nos podemos encontrar cuando el proceso digestivo no se está realizando correctamente son:

– Digestión lenta y pesada

– Estreñimiento o diarrea

– Cansancio después de comer

– Dolor de cabeza frecuente

– Alergias

 

TIPS GENERALES

  • Busca ayuda de un/una profesional. Este es el consejo más valioso que puedo darte, una consulta con alguien que se dedica a ello puede ahorrarte dinero, tiempo y sobre todo te ayudará a ganar en salud.

 

  • Desde ya puedes empezar por consumir alimentos reales y dejar a un lado tanto procesado, la Tierra produce todo lo necesario para nutrirnos.

 

  • Reduce o elimina el azúcar en tu día a día. No somos conscientes del daño que el azúcar causa, ni somos conscientes de la cantidad de azúcar que consumimos. Presta atención a cuánta cantidad de azúcar consumes e intenta reducirla sobre todo en sus formas procesadas.

 

  • Realiza ejercicio físico y si puede ser al aire libre, asi también te asegurarás una dosis diaria de vitamina D que es muy importante no solamente para la salud intestinal sino para muchas cosas mas.

 

  • Escribe un diario durante una semana de lo que consumes y cómo te sientes después. Tienes un ejemplo de un diario nutri-emocional en mi Guía Práctica de Bienestar. La puedes descargar gratis en el apartado de recursos de mi web.